viernes, 3 de diciembre de 2010

JUEGOS INFANTILES EN GUATEMALA

En este blog hablaremos de las costumbres y las tradiciones que hacen de Guatemala el país tan especial que es. Sin embargo, la finalidad es penetrar un poco más, no en las tradiciones que habitualmente le interesan al sector turístico, lamento decepcionar de esta manera. Mi objetivo primordial es recopilar todos aquellos aspectos que marcaron mi niñez y continúan, muchas, hasta estos días; es entretejer las redes de lo habitual, de lo cotidiano, de las pequeñas cosas que hacen a Guatemala tan grande...

DISFRÚTENLAS



JUEGOS INFANTILES EN GUATEMALA








Volver a ser niño... 

Cuántos no quisiéramos regresar a esa infancia tan única que tuvimos los que ya jugamos el primer tiempo de este partido tan especial que es la vida, pues bien, aquí les presento un detalle de todas esas cosas con las que nos entreteníamos los chirices de entonces












ABRACADABRA



Jugábamos ahorcado en horas de clase







Y cuando llegaba la época de coleccionar álbumes, los hubo de todo tipo




La competencia de Naturama





Creo que lo coleccioné allá por 1971 ó 1972, hasta la fecha siguen vigentes  estos  muñequitos pornográficos 




El álbum de Batman, muy original en su diseño, recuerdo que las figuras se completaban por partes








El primer álbum que recopiló a todos los equipos y sus respectivos jugadores










Este álbum, NATURAMA, fue coleccionado por no sé cuántas generaciones y para mí ha sido de los mejores, sino el mejor





Aunque no me agrada Pelé, coleccioné su álbum







En esas épocas muy pocos tenían bicicleta, por lo que no había más remedio que alquilar a 5 len la media hora; todo el mundo quería las californianas, que estaban de moda




¿ Se recuerdan de estos animalitos?, los vendían en la Juguetería


las famosas armónicas, nunca aprendí a tocarlas






Esto sí era fantástico, correr con un aro de bicicleta empujado por una vara




El arpa mágica, como traía abajo de las cuerdas donde debía pulsarse, las ejecutaba cualquiera, hasta yo







El arrancacebolla


El bendito ATARI, precusor de los videojuegos




Un atrapasueños, decían que impedía tener pesadillas












Los avioncitos de papel, compañeros inseparables en el aula










El avioncito en el suelo, un reto para el equilibrio












El balero, una especie de capirucho, pero más grande y con una bola al final del hilo






No creo que haya existido una niña que no pidiera o tuviera una Barbie





El barco de papel, Infaltable en el invierno, era hermoso verlos girar y tambalearse calle abajo entre las correntadas de agua de lluvia





Las barras paralelas, ideales para demostrar habilidad







El barrilete o cometa, un viajero de los sueños.
Recuerdo cuando íbamos a volarles al parque de La Industria y les colocábamos papeles al hilo, ero lo que se llamaba mandar telegramas





 Chapotear en pozas de ríos, algo inolvidable


Era peligroso, pero muy emocionante, eso sí, si uno era descubierto barranqueando era paliza segura






Saltaburro, una manera muy eficaz de pasar el tiempo




Los cuentos infantiles, un viaje a la fantasía y la imaginación antes de dormir, pero a mí, en lo particular, me encantaban las historias de miedo, que mis abuelas y tíos eran especialista en contar.






La guerra naval, barcos y submarinos destruidos por números y letras






La BMX, una versión mejorada de la californiana, no cualquiera tenía una




Con los binoculares, aprendimos a espiar a las patojas







Los bodoques de barro, imprescindibles para ir a tirar con honda





Ya que no teníamos uno de verdad, había que conformarse con la escoba o el trapeador y la espada, un simple pedazo de madera












Las cajas de refrescos, excelentes naves espaciales
Esta promoción la sacó Pepsi, muy originales



El caleidoscopio, la geometría a su más alto nivel





Siempre me gustó guardar el equilibrio sobre la parte delgada de las aceras, una eficaz manera de distraerse cuando uno era enviado a la tienda





A pesar de verse frágiles, aguantaban los condenados camioncitos; era pecado mortal ir a San Felipe, Sacatepéquez y no traerse uno

Lo necesario para formar aquellas orquestas tan desafinadas...

Todavía jugué con estos carritos de cuerda, que parecía eternos

Es triste llegar a viejo y ya no soplar ni uno de éstos

La Alcancía,empieza como un buen hábito, sigue como una obligación y termina con angustia cuando ya se iba llenando y la volteábamos cientos de veces para ver si salía alguna ficha








Otra muy buena promoción de la Pepsi






En Latinoamérica no hay nadie que no se sepa la cancioncita de un elefante que se columpiaba en la tela de una araña


Los cincos o canicas, cuántos recuerdos, mis preferidas eran las  agüitas






Los capiruchos, se hacían con el carrete de los hilos, luego salieron al mercado unos plásticos que se rompían a cada rato. Lo más difícil era hacer el mil




Jamás me gustó el carnaval, odiaba los cascarones rellenos de pica pica y harina









Las carretas de cojinetes, lo mismo servía para llevar carga o para deslizarse rápidamente cuesta abajo y hacer pedazos los zapatos





Toda niña soñó siempre con una casita de muñecas





El chajalele, dos láminas circulares de latón atravesadas por hilos que al expandirse hacían un ruido peculiar





La chamusca en los recreos, cuántos jalones de orejas y quitadas de bola, siempre el último gol ganaba.
En realidad las chamuscas tenían varias variantes, estaba la del último gol, pero también existía el sacarrín, en donde el que recibía un gol era eliminado automáticamente y era substituido por otro equipo. Existía la variante del máximo de goles, por ejemplo, el primero que llegara a diez goles ganaba y finalmente estaban las chamuscas eternas en las cuales se marcaban cualquier cantidad de goles, tantos que se perdía la cuenta y sólo los gritos de las mamás o la obscuridad podían terminar con el partido.
Por lo regular se jugaban con pelotas de trapo, las plásticas que costaban dos len y si no, pues estas de campeonato mundial







Quienes vivían en el campo, disfrutaban con el chapoteo en las pozas de los ríos



Y ¿qué decir de meterse en los charcos para mojar las botas de hule?





Costaban veinticinco centavos y se les caían las llantas





El chiviri cuarta, nuca faltaba en las reuniones infantiles

Frío, frío, tibio, calienteeee¡, la diplomacia infantil, para decirnos cuán cerca nos encontrábamos de algo

Antes de que se inventara la red, nos comunicábamos por estos sofisticados teléfonos hechos con el tubo central del papel higiénico y unidos los auriculares por un delgado hilo





Chin chilete, ¿quién quilete?



Era costumbre que en las piñatas o en celebraciones infantiles, el padrino  del o la  niñ@ lanzara al aire muchas monedas, lo que la patojada denominaba chinche. Claro está que en mi época un centavo era un centavo y se podían comprar muchas cosascon uno de ellos, imagínense si uno juntaba diez o más lenes, era la gloria.



Otra manera democrática de elegir



En aquellos tiempos salieron unos lapiceros que tenían la mina de metal y cuando se insertaban dichas minas en las pepitas de aguacate y se golpeaban con la palma de la mano, la mina saltaba y producía un ruido que sonaba a chiploc





Los sets de ciudades o gasolineras miniatura eran muy codiciados, pero caros

 Los clackers, me amorataron las manos y me costó mucho tiempo aprender a somatar las dichosas bolitas






Los yo yos, nunca pude realizar ningún truco, a excepción de dormirlo en el piso, los más famosos fueron  los Russell y los Duncan, como los de  de abajo









Los columpios, que paz infundían, a menos que llegara un salvaje por detrás y diera un fuerte empellón, era para sacarle la madre. Cuando no habían, bastaba con atar una llanta usada y colgarla de cualquier viga o rama.



Estos puzzles, se trababan  bárbaro, hasta que aprendí  a quitar los cuadritos y a volverlos a colocar en su orden, que conste, no es trampa, es ingenio





Las rondas y canciones de la infancia


Los juegos de palabras entretenían a los más pequeños y eran un modo muy eficaz de aprender a hablar correctamente


Estos eran de los más famosos:





Otra forma muy peculiar de entretenerse, yo no daba pie con bola en eso de adivinar





El tira y jala, paraba uno con las manos ampolladas








No es queso Gruyere, sino dados, infaltables en los juegos de mesa y de azar

El juego de la Taba, la versión popular de los juegos de dados que era practicado por los malandrines del barrio




Los piloyes, una forma muy  vegetal de tirar el volado

El volado, en Guatemala esta forma de democracia se practicaba escogiendo, no entre cara o cruz, sino entre cara o escudo, que eran las figuras que aparecían en nuestras monedas de un centavo, de alta circulación entonces





Las damas chinas, era un campeón en esto




Modestia aparte, también era bueno en las damas españolas y el ajedrez











Los garabatos con que nuestros papás presumían de nuestra inteligencia






Era entretenido el dominó






La ronda del gato y el ratón




El que se va a Santa Lucía... ¡ pierde su silla!





El electrizado era el juego más popular en las escuelas públicas






Jugar Liga o goma, en Guatemala era y es un juego casi reservado a las mujercitas. Por lo regular se empieza estirando la liga o elástico desde el tobillo hasta llegar a la cintura y conforme se va subiendo se entonan rondas o canciones infantiles



Las carreras de encostalados, ¡qué cachimbazos se daba uno!




Jugar al escondite, mejor si era con la patoja que a uno le gustaba




Los juegos mecánicos, tan sencillos, pero uno se entretenía por horas







Nada mejor que correr al aire libre



Cada vez que se iba a alguna piscina o al mar, era religión pasar a la Aguilar Batres a comprar los famosos salvavidas inflables, que solo duraban un suspiro








El fresbee, bueno también para las chamuscas cuando no había pelota







El futillo, no pasa de moda







El juego de la gallina ciega, búsqueda con los ojos tapados, había que pedirle a Dios que no hubiese un poste cerca.







Estos juguetes se hicieron famosos, podían mover sus extremidades y eran fisicoculturistas


En Guatemala, se llamaron Hula Hula, hubo de muchos tamaños, pero todos se caían igual



la honda, compañera inseparable en las capiuzas y el terror de los pajarillos








También aprendí a jugar Jacks






Esta cosa de la jerigonza no la aprendí 







¡No...! y esto de realizar figuras con cordeles en las manos, ¡peor!





Los juegos de té, agua sucia y panes de tierra que sabían a fantasía






el juego de los cuadrados, verdad o mentira, el polígrafo de la infancia







darse de palmadas, se repetía una cancioncita que no recuerdo







Al final aburría el Monopolio y uno seguía igual de pobre






Esto sí era entretenido, armar los juguetitos que venían en las cajas de Corn Flakes









Los laberintos, costaba un ojo de la cara meter las tres bolitas en su respectivo orificio







Y este es un laberinto de a de veras, varias veces me quedé trabado





Las bolitas de papel, aliadas de los avioncitos  y las almohadillas de trapo a la hora de la clase








Los Lego, la última pieza nunca encajaba y a mí, en lo particular pocas veces me salieron las figuras como indicaban  los prospectos





Como dolían los naranjazos recibidos  al tirar las cáscaras con hule






Una antigua promoción de Nescao






Los luchadores plásticos, tuve como cien y los pintaba y repintaba, hasta les hice su ring







Las luchitas, después venían los llantos y con el llanto los varejonazos








En julio era hermoso salir a cazar luciérnagas








Los futillos de clavos, para nosotros los pobres







manos calientes, dolía en serio





Los Hot wheels, inalcanzables, cuando los anunciaban sabíamos que la Navidad estaba cerca




¿ Cuántos tuve?







 el monopatín es más reciente, al menos en esta presentación, antes se hacía similar a las carretas de cojinetes






Las muecas, típico de patojos malcriados








De alguna forma se aprendía a ser mamá 


Esta fue la primera muñeca que hablaba, por supuesto que no cualquiera podía tenerla, después se hicieron muy comunes y casi siempre cayeron en manos de los hermanos mayores que las desarmaban para averiguar cómo funcionaban







Los payasitos plásticos, distribuidos por Guateplast






A que no saben ¿quién es éste?







El ir a apedrear panales, emocionante, pero peligroso y doloroso







Los pasamanos, agotadores como ellos sólos








Patear al vecino en la fila, placentero





Si no había vecino, pues a patear piedras





Humildes los patines ¿no?



Las patinetas, un dolor de cabeza... de nalgas, de todo







Este pato de hule, me recuerda a Enrique el de Plaza Sésamo









Las embotelladoras sacaban cromos con los héroes del momento









La perinola, rico cuando salía "toma todo"









Piedra, papel o tijera, así empezó la democracia








El Ping Pong, desesperaba el ruidito de la bola







Para los chiquitos, piz pi si gaña




nunca me funcionaron los carritos, toda la vida se salían de la pista o se trababan


Era prohibido portarlas en la escuela


Las  pistolas de vaqueros con todo y sus cartucheras, uno se creía el Llanero  Solitario






Para los Pieles Rojas también había armamento (No digo indios para que la izquierda chapina no me tilde de racista)




El eterno dilema de los policías y los ladrones, curiosamente todos querían ser ladrones









las burbujas de jabón, volátiles ellas...

Hacer figuras con globos







Ponerle la cola al pre... perdón, ¡al burro!






Yo jugaría prendas pero con Salma Hayeck






Imagínense, así vestían las niñas a sus muñecas, a puros recortes





los rehiletes, sólo duraban lo que uno se tardaba en comprarlos






Lo que es la comercialización, ¡relojes Transformers!






Costaba subirse a los resbaladeros






Pero, más costaba armar los rompecabezas de mil piezas








Los ronrones, ¡ala...qué bulla!



A este condenado, jamás pude armarlo, aunque sí desarmarlo, je...






Al carrusel nosotros le decimos rueda de caballitos, anunciaba la feria de mi pueblo





Saltar al macho, siempre y cuando el macho no se quitara





Saltar la cuerda, no es la mismo que saltar la loca









Simón dice, ¿ qué dice?






Sombras chinescas, de hacer un chucho no pasé





El subeybaja, estos sin agarradores eran peligrosos










Los tambores, buenos para las posadas




Las corcholatas, junto a las carteritas de fósforos, moneda de pago común en la infancia de los 60






Los tazos, nunca supe para qué servían

La tipacha, la versión chapina de los tazos, rueditas que se hacían con cera y se aplanaban a puro cuentazo

Los tejos, utilizados para derribar objetos

Coleccionar chapas de metal, siempre se les arruinaba el gancho





Jugar tenta, cansado, pero alegre







Los títeres, el más conocido es Pinocho








Estos eran juguetes, aguantadores y eternos








Totito, no ganaba nadie, pero las hojas de atrás de los cuadernos de mate estaban repletas de ellos





Los trenes de juguete, para mí eran lo máximo















El tren del Hipódromo del Norte, creo que todavía funciona

Y, ¿ se recuerdan del resbaladero gigante?, se veía inmenso y aterrador, aparte de que nunca habían costales disponibles




Jugar al tren, descarrilamiento seguro











Los triciclos, primer intento para aprender a manejar bicicleta






En Guatemala, a los cerdos se les dice coches, pues bien, estas pelotas son de tripa de coche, lo que no entiendo es por qué a los vendedores no se les desinflan



Lo más cercano a la foto de mi cédula






El trompo, mágico bailarín








Valerse al gavilán, una manera honrada de robar



Indios y Vaqueros, célebres










Hacer la guerra en tiempos de paz









Acá, a los globos les decimos vejigas y son vitales en las fiestas de cumpleaños






Y dale  y dale a las mismas diapositivas. En las ferias cobraban cinco len por una pasada













La carterita de fósforos, cheque al portador


Todo se derrumbó, dentro de mí

Pan Caliente, la mejor manera de desquitarse con un cincho


Los anillos mágicos o con superpoderes que tenían engarzado un caramelo


Los muñecos inflables, que duraban menos que los flotadores

En San Juan, cuando empezaba el invierno eran comunes las luchas  entre zompopos

Cuando alguien del grupo decía una mulada, inmediatamente los demás le caían a golpes en la cabeza, lo que nosotros llamamos camorra, que no tiene nada que ver con la italiana





Para los intelectuales, pues el resolver crucigramas era un entretenimiento

Los globos inflados con helio, al menor descuido se escapan de las manos para irse a estrellar a las nubes

Entonces, era mejor llenar los globos con agua y armar tremendas batallas en las aulas o a la salida de la escuela

Otra de invierno, con los primeros aguaceros y la caída de granizo, era un deleite comerse los trozos de éste


Y para  quienes vivimos en pueblos, que divertido era hacer explotar estos huevitos en la frente





O soplar mishitos







Las benditas moloteras, principalmente cuando finalizaba el año escolar

Y esto era motivo de expulsión: fabricar pedos químicos, apestaban los condenados




Cuando no había nada que hacer, pues uno se entretenía buscando capicúas en cualquier parte donde existieran números




La plasticina mágica, lo mágico era poder elaborar algo



Estos resortes, jamás supe para qué servían, pero siempre me tropezaba con ellos



Los juguetes Fisher Price, estoy seguro que no hay un solo niño en el mundo que no haya jugado con uno de estos














 Mascar chicle y hacer bombas. En lo particular a mí nunca me gustó, pero parecía ser muy entretenido





 Y bueno, a cruzar los dedos para que este post les haya gustado

17 comentarios:

  1. Bonita información, sigue adelante, felicidades

    ResponderEliminar
  2. me hiciste llorar hermano, tantos recuerdos de un solo golpe...

    ResponderEliminar
  3. MUY BUEN POST, LO FELICITO Y QUE BUENO QUE TENGA BASTANTES IMAGENES DE LO QUE MUCHOS VIVIMOS Y TUVIMOS CUANDO NIÑOS. ME TRAJO MUCHA NOSTALGIA TANTO RECUERDO; DE NUEVO MIL GRACIAS Y ADELANTE.

    ResponderEliminar
  4. me encato tu post, te felicito! =) me trajo mychos recuerdos bonitos. y te acordas de la liga? ya no me acuerdo como se juega sabes?

    ResponderEliminar
  5. Gracias por recordármelo, como ayuda te envío la definición que da Wikipedia del juego, pronto subiré fotos relacionadas. Mil gracias por el aporte.
    El elástico, La goma, Liga, saltar a la goma (o resorte en México) es un juego tradicional infantil que consiste en realizar una serie de saltos rítmicos sobre una goma elástica o una pantimedia vieja.
    La goma es un juego que tiene especial aceptación entre las niñas. Para llevarlo a cabo, se utiliza una goma elástica unida con un nudo por los extremos. Dos niñas se ponen en los laterales sujetándola con las piernas abiertas de modo que quede un espacio en el medio para saltar. Entonces, una o varias niñas tienen que realizar determinados ejercicios al ritmo de canciones y palmadas que interpretan las participantes. En el momento en que una falla el ejercicio, pierde pasando a sujetar la goma.
    La goma se juega con diferentes niveles de dificultad pasando de jugar a nivel del tobillo, al nivel de la rodilla y hasta la altura de la cintura. Puede haber hasta seis niveles: tobillos, media pantorrilla, rodillas, medio muslo, cadera y cintura.
    Existe gran número de canciones para acompañar los saltos sobre la goma. Por su parte, los ejercicios pueden consistir en:
    Pisar la goma o las dos gomas con un pie o con los dos pies.
    Pasar el pie o la pierna por encima de la goma.
    Enrollar y desenrollar la goma a la pierna.
    Saltar con los dos pies en el centro o dejando uno fuera.
    Etc.
    También se puede llegar a jugar en solitario, sujetando la goma en las patas de dos sillas.

    ResponderEliminar
  6. muy bonito trabaja, continua coleccionando hace recordar muchas de las cosas que ya vivimos y no volveran,,,,,,,,,,felicidades

    ResponderEliminar
  7. que bonito me ayudo a hacer un trabajo del cole no sabia que antes existian tantos juegos pero ahora mis amigas casi no juegan y entonces yo juego sola tengo mi liga y 114 cincos aunque me gusta mas coleccionarlos que jugarlos el trompo jamas lo pude bailar,el chajalele me gusta y me gusta mas la hula-hula una vez la mantube 3 minutos un gran record gracias por la informacion.

    ResponderEliminar
  8. Se lefelicita porque trajo buenos recuerdosde una infancia que se disfruto sanamente,esperemos rescatar cada uno de ellos con nuestros hijos y alumnos. gracias. Dios lo bengiga

    ResponderEliminar
  9. este blog me recordó cuando jugabamos con mis amigos de la cuadra :)

    ResponderEliminar
  10. gracias por tu aporte excelente post... nos sirvió de mucho...

    ResponderEliminar
  11. Excelente post. Tuve la suerte de vivir todo esto. fueron grandes tiempos aquellos, Felicitaciones, muy buen material

    ResponderEliminar
  12. Jugué de los Futillos Dinámicos de Guateplast, alguien sabe si aun los venden? O si se consiguen en buen estado, quisiera que mi sobrino tuviera esa experiencia, esos de resorte jejeje

    ResponderEliminar
  13. Gracias por este gran trabajo. Que tal el del juego de la pelota plastica, se pincha y se acaba el juego. Arranca cebollas,

    ResponderEliminar
  14. los juegos de jaxs, las canicas, el desconectado, la venta de ollitas, la tenta,

    ResponderEliminar
  15. el juego de la cuarta. Cuando tirábamos una moneda contra la pared y caía al suelo, si caía a una cuarta de la del otro, era nuestra, sino dábamos paso al otro jugador, /si pegaba la moneda era doble, que recuerdos. Gracias.

    ResponderEliminar