miércoles, 9 de marzo de 2011

PROCESION DEL SILENCIO GUATEMALA







El Nazareno de los milagros, atribuida por tradición a Alonso de la Paz y Toledo, recorre año tras año esta ciudad en su tradicional Procesión del Primer Jueves de Cuaresma. Esta Procesión ha sido, desde sus inicios, una de las mas solemnes manifestaciones de Fe publica de la Iglesia Católica de Guatemala, resulta pues, un prologo magnifico a la época Cuaresmal que tiene como epilogo la Semana Santa.


La imagen de Jesús con la cruz a cuestas de la iglesia de San José, procede de la extinta ermita de la Cruz del Milagro, en el valle que hoy ocupa la ciudad de la Antigua Guatemala, cuyo barrio se denomina “Del Chipilapa”, a orillas del Río Pensativo. Esta procedencia hace que con el paso del tiempo la imagen se conozca como Jesús de los Milagros. Por su estilo ultra barroco su origen puede ubicarse en la primera mitad del siglo XVIII. En la actualidad se desconoce el nombre de su autor, sin embargo desde 1934 don Víctor Miguel Díaz en su obra “Las Bellas Artes en Guatemala” se lo atribuye al maestro escultor Alonzo de la Paz y Toledo.



Segun el Doc. Gerardo Ramirez, es en el año de 1736 desde que ya aparece consignado Jesus de los Milagros.


El día 24 de febrero del año de 1955, la Asociación de Jesús Nazareno de los Milagros del Templo del Señor San José, instituyó la procesión llamada del Silencio, con el fin primordial de preparar espiritualmente a los hombres católicos de Guatemala para sus deberes con la Santa Iglesia durante la Cuaresma y Semana Santa Mayor, se tomo como fecha para la misma, el amanecer del Primer Jueves de Cuaresma después de haber permanecido la Venerada Imangen del Soberano Señor de los Milagros, en Velación durante todo el día jueves anterior a la procesión, en el altar mayor del Templo.



La característica principal de este cortejo es la sencillez que rodea al Nazareno de los Milagros, dando un recuerdo verdaderamente penitencial, lo cual contrasta con el cortejo procesional del Domingo de Ramos.


En sus inicios, siendo las 24 horas del Primer Jueves de Cuaresma y recién finalizado el Santo Sacrificio de la Misa, se apagaban las luces interiores del Templo y a la vez se encendían los reflectores que iluminaban el anda del Nazareno Josefino y al impresionante toque del Clarín, se iniciaba la solemne procesión, dejándose escuchar únicamente a lo largo de todo el recorrido, el redoblante que marcaba el paso de los devotos cargadores en cada cuadra. 



En esta procesión se creó la costumbre de rezar el santo Vía-Crucis en el transcurso de la misma, para lo cual familias erigían bellos altares en la puerta principal de sus hogares; a pesar de los años y los cambios que sufrió la procesión esta tradición del ejercicio del Santo Vía-Crucis se mantiene hasta nuestros días.






La procesión se mantuvo inalterable durante los siguientes dieciséis años, hasta que en 1972, ante el crecimiento desmesurado de la capital y la inseguridad pública, obligó a que el Rector del Templo en esta época, el Reverendo Padre Tomas Barrios Sánchez y la Asociación presidida por el caballero Don Miguel Ángel Sosa Pone (QEPD), determinaran cambiar el horario y el nombre de la procesión.




La procesión se realizó a partir de ese año durante la noche del Primer Jueves de Cuaresma con el acompañamiento de una selecta Banda de Música que interpretaba sentidas marchas fúnebres, siendo el nuevo nombre de “PROCESION DEL PRIMER JUEVES DE CUARESMA.”



Impresionante fue ver al Soberano Señor de los Milagros recorrer las calles de la Ciudad de Guatemala aquella tarde del jueves 4 de marzo de 1976, entre los escombros de ripio, un mes después del terrible terremoto del 4 de febrero, que destruyera gran parte del país, causando la muerte de 23,000 compatriotas. Entre lagrimas y sollozos a su paso, el “REY DEL UNIVERSO” llevo consuelo y esperanza a un pueblo notablemente herido.





En 1980, se suprime la banda de música siendo el cortejo nuevamente llamado, “PROCESION DEL SILENCIO”, y la salida de la procesión se traslada a las horas de la tarde siempre del Primer Jueves de Cuaresma, hasta que en el año 1988, llega por segunda vez como Rector del templo Monseñor Tomas Barrios Sánchez y la procesión retoma el nombre de “PROCESION DEL PRIMER JUEVES DE CUARESMA”, incorporándose nuevamente al cortejo el acompañamiento de la Banda de Música.





En 1999, con el objeto de devolver a la Procesión del Primer Jueves de Cuaresma el carácter y la razón por la que fue instituída, se observaron cambios radicales en la ornamentación y en la presencia del CONSAGRADO NAZARENO DE LOS MILAGROS, contemplando a un Jesús amoroso, sencillo y penitente, que con su pesada Cruz nos dice que nos ama y nos perdona, media vez nosotros llevemos nuestra propia cruz.


En el año 2002 se toma la decisión de ampliar el recorrido penitencial de la Muy Venerada Imagen, en base al crecimiento de la devoción y para darle más oportunidad a todos los devotos de poderla llevar en hombros, por lo que el horario de salida se traslada a las 15:30 horas, retornando nuevamente al Santuario a las 23:00 horas en punto.
















































Fuentes:
http://www.semanasantaenlinea.com
http://jesusenguatemala.com
viviendolatradicion.es.t
http://www.feydevocion.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario