viernes, 7 de octubre de 2011

LA VIRGEN DEL ROSARIO EN GUATEMALA





VIRGEN DEL ROSARIO EN GUATEMALA


La fiesta del Rosario a nivel mundial tiene su origen en la batalla de Lepanto, el 7 de octubre de 1571. Según los Papas San Pío V y Gregorio XIII, la ayuda de "Nuestra Señora" y la revelación de que mediante el Rosario se ganaría la batalla, fueron la chispa para instituir la fiesta. 




Siglos atrás, Santo Domingo de Guzmán y la Orden de Predicadores habían difundido la devoción en España, Portugal e Italia. 


 Cuenta la leyenda que la Virgen se apareció en 1208 a Santo Domingo de Guzmán en una capilla del monasterio de Prouilhe (Francia) con un rosario en las manos, le enseñó a rezarlo y le dijo que lo predicara entre los hombres; además, le ofreció diferentes promesas referentes al rosario. 




El santo se lo enseñó a los soldados liderados por su amigo Simón IV de Montfort antes de la Batalla de Muret, cuya victoria se atribuyó a la Virgen. Por ello, Montfort erigió la primera capilla dedicada a esta advocación. 




En el siglo XV su devoción había decaído, por lo que nuevamente la imagen se apareció al beato Alano de la Rupe, le pidió que la reviviera, que recogiera en un libro todos los milagros llevados a cabo por el rosario y le recordó las promesas que siglos atrás dio a Santo Domingo. 




 En el siglo XVI, San Pío V instauró su fecha el 7 de octubre, aniversario de la victoria en la Batalla de Lepanto (atribuida a la imagen), denominándola Nuestra Señora de las Victorias; además, agregó a la letanía de la Virgen el título de Auxilio de los Cristianos. 




Su sucesor, Gregorio XIII, cambió el nombre de su festividad al de Nuestra Señora del Rosario. 


A causa de la victoria en la batalla de Temesvár en 1716, atribuida por Clemente XI a la imagen, el papa ordenó que su fiesta se celebrase por la Iglesia universal. 




León XIII, cuya devoción por esta advocación hizo que fuera apodado el Papa del Rosario, escribió unas encíclicas referentes al rosario, consagró el mes de octubre al rosario e incluyó el título de Reina de Santísimo Rosario en la letanía de la Virgen. 


 Es la patrona de las batallas, así como de muchas localidades repartidas por todo el mundo. 


 La devoción a María bajo la advocación de la Virgen del Rosario, se remonta al medioevo y cobra fuerza durante el Renacimiento. 


En Guatemala, con el establecimiento de los dominicos en Ciudad Vieja, Almolonga, se empezó a difundir la tradición del rezo del Rosario. 


 El uno de noviembre de 1559 se fundó en Santiago la primera cofradía del Rosario, siendo su primer cofrade nada menos que el obispo Francisco Marroquín. 


 Durante el tiempo de la colonia su cofradía fue una de las más grandes de todo el territorio.


Ya para finales del siglo XVIII, antes de los terremotos de Santa Marta, se tiene registro de  que en Guatemala habían ya más de ciento veinte cofradías dedicadas a la devoción del rosario y que en muchos lugares de la Capitanía, los sábados y domingos, se sacaban procesiones de la Virgen y sus fieles iban rezando y cantando el rosario. 


Era el entender entonces que los cofrades de la Virgen del Rosario gozaban de múltiples indulgencias y favores gracias al rezo diario del rosario. 




 Fray Lope de Montoya, predicador dominico en Guatemala, mandó esculpir en madera y plata la imagen de la Virgen del Rosario, terminada en diciembre de 1592. 


No se conoce el nombre del escultor guatemalteco que esculpió tan maravillosa imagen.




 Fue confeccionada totalmente en plata pura. Su forma original no puede ser apreciada, pues la imagen se presenta a los fieles revestida de elaboradas vestiduras y adornos. 


 Tres excelentes plateros de Antigua Guatemala, en el siglo XVI tuvieron el acierto, las calidades artísticas y el honroso encargo de realizar en plata la hermosa imagen de Nuestra Señora del Rosario.


 Los tres maestros, discípulos del platero sevillano Andrés Revolledo, recibieron el encargo de realizar en plata la efigie de la Santísima Virgen, basándose en la que tenía la Cofradía del Rosario y que era conocida como Nuestra Señora de la Antigua o como la Domina por su cuerpo en forma de campana. 


 La imagen de Nuestra Señora tiene dos varas de alto y era la mejor que existía en su tiempo en Indias, la mas hermosa de toda América.




Lleva un gran rosario en la mano derecha y la otra sostiene al Niño que aparece confiadamente dormido. La Virgen tiene un hermoso rostro que, según cuentan sus devotos, cambia su color rosado encendido a otro mucho más pálido cuando surge algún conflicto o se aproxima alguna desgracia para la nación. 




 La tradición popular dice que la Virgen María salió a recorrer América y el Niño se durmió al llegar a Guatemala, por eso se quedó en la imagen así. 


La imagen es producto de la orfebrería colonial. Es típicamente barroca y representa a María reina del cielo y tierra, con manto y corona imperial y con el cetro en sus manos. 


Completa el cuadro la luna bajo sus pies, símbolo de pureza inmaculada. Fue declarada patrona de Santiago, hoy Antigua Guatemala, en 1651 con ocasión de los temblores que azotaron la ciudad.


 En 1667 le levantaron una nueva Capilla en derroche de arte. 


 Luego, en 1717 y 1773, la imagen fue restaurada, debido a los daños ocasionados por los terremotos de Santa Marta. 


 Siempre que hacia erupción el Volcán de Fuego o temblaba en la ciudad, acudían los vecinos a postrarse a los pies de la Virgen del Rosario. Así lo intentaron hacer la noche terrible del 29 de septiembre de 1717, al sentir la primera sacudida. 


 Quisieron entrar al templo, pero las llaves no aparecieron y cuando todos comenzaron a retirarse porque no habían podido entrar, sobrevino el segundo y más fuerte temblor, desplomándose por completo la cúpula de la Iglesia, sin que hubiesen desgracias personales. 


 Algunos religiosos entraron a explorar cómo había quedado la Capilla y encontraron a la Virgen intacta. Sacaron a la Virgen y levantaron una Capilla grande de paja a donde la trasladaron, celebrando allí los oficios divinos. 


 Cayó ese año la fiesta del Santísimo Rosario el día 3 de octubre. Se celebró con la mayor solemnidad, conforme lo permitieron las circunstancias, en acción de gracias por la protección que les dispensó la espantosa noche de San Miguel Arcángel. 


 Antes de la Misa mayor llevaron en procesión a la Virgen por el campo que estaba lleno de tiendas de Campaña, para que consolara a los que allí moraban. Todos se alegraron al verla y olvidaron por un instante sus penas. 


Fue una de las mejores fiestas que se celebraron en la Antigua. Todo el tiempo que la Virgen estuvo en la Iglesia de paja, que fue por mas de dos meses, la velaron día y noche rezándole el Rosario. 


 Algunos años más tarde se le edifico otra capilla, quizá la mejor que hubo en la Antigua y que fuera destruida por completo con el terremoto de Santa Marta en 1773 , motivo por el cual  la imagen de la Virgen tuvo que ser restaurada a causa de los daños sufridos. 


 El maestro Cornelio de Lara, platero; la recibió "machucada" según escribió con su propia mano en el informe. La reparó con toda su habilidad y salió de sus manos nuevamente hermosa, con toda la belleza y perfecciones que había perdido. 




 La fama del culto suntuoso que se daba a la imagen de la Virgen del Rosario de Santo Domingo, llegó hasta Roma y el Papa Clemente VIII, más tarde, a petición del Rey de España, le concedió en 1650 un Jubileo Extraordinario para el Rosario, escogiéndose el 12 de febrero del año siguiente para ganarlo. 


 Se realizó una magna procesión de Santo Domingo a la Catedral, la cual resulto mas grandiosa y magnifica de lo que se esperaba. De regreso a Santo Domingo colocaron a la Virgen en el Presbiterio a petición de los fieles. 


 Se formaron turnos para acompañarla hasta el día 19, en que regresaría a su capilla. Pero el día 18 pasado el  medio día, sobrevino un gran terremoto. 


 Sacaron luego al imagen a la plazuela del Convento y se estableció una guardia perpetua, rezándole el Rosario para que interviniera ante la Clemencia Divina. 


 Con motivo de estos terremotos se comenzó a rezar el Santo Rosario todos los días en la Iglesia de Santo Domingo, costumbre que aún se conserva. 


Con ocasión de la protección obtenida en los terremotos de 1651, la Ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala votó y juró a la Virgen del Rosario de la Cofradía del Convento de Santo Domingo por "Patrona de la Ciudad contra los terremotos"




 El 1 de enero de 1776, con la instalación de los dominicos en la Nueva Guatemala, hoy la capital del país, la imagen fue trasladada al templo de Santo Domingo en la ciudad de Guatemala, donde se encuentra actualmente. 




Este templo que fue bendito en 1808, es de estilo neoclásico, aunque con reminiscencias barrocas.


 En junio de 1778 los dominicos tenían ya una Iglesia provisional construida allí, aunque no se conoce la fecha en que trasladaron a la Virgen del Rosario.


La imagen estuvo depositada en casa del siniestro de la Real Hacienda, Francisco de Naxera, en la entonces 6ª avenida Sur, número seis, donde permaneció mucho tiempo. 


 En 1792 se inició la construcción formal del hoy monumental templo de Santo Domingo, habiéndose prolongado su construcción por 16 años; la Iglesia y Convento de Santo Domingo, santuario actual de la Virgen del Rosario, es un templo de amplias naves, de bóveda de ladrillo y cal que comenzó a construirse en 1788 y se terminó en 1808. 


 El 5 de noviembre de 1808, todas las campanas de la ciudad se echaron al vuelo. 


 Con una gran procesión entre calles y casas profusamente adornadas e iluminadas, bajo descargas de artillería y fuegos artificiales, la Santísima Virgen ingresó al nuevo templo, para ocupar como trono real el camarín principal del altar mayor, teniendo todo el templo como regia capilla. 


 Los caudillos de la independencia la escogieron en 1821 como Patrona, cuando reunidos en los claustros de Belén, bajo las órdenes de Juan de la Concepción, determinaron liberar al territorio centroamericano de la corona española.


 La Virgen del Rosario fue solemnemente declarada "Reina de Guatemala" en 1833 y coronada canónicamente el 28 de enero de 1934. 


La gran ceremonia tuvo lugar en la plaza principal, al frente de la fachada de la Catedral, durante el pontificado de Pío XI. 




Con motivo de la solicitud de la autorización de la coronación pontificia de la imagen de la Virgen del Rosario de Guatemala, acompañada por 35,000 firmas que exponen las gracias y méritos recibidos de la MADRE, REINA Y PATRONA DE LA NACIÓN, el Papa Pío XI concede el Decreto de Coronación Pontificia de la Virgen del Rosario, reconociéndola como PATRONA DE GUATEMALA. 




 La coronación de la imagen debió hacerse al aire libre pues no se halló ningún templo lo suficientemente grande para albergar a la multitud. El digno cargo recayó en Monseñor Luis Durou y Sure, Arzobispo de Guatemala, quien como representante pontificio coronó solemnemente a la imagen el día 28 de enero de 1934, en el atrio de la Catedral Metropolitana.


 Varias personas que se encontraban muy cerca del estrado pontifical testificaron que en el momento en que el Sr. Arzobispo colocaba la corona en la cabeza de la imagen, ésta la inclinó en un gesto de humildad. 




 La corona que el Arzobispo Luis Durou colocó sobre la cabeza de la bendita imagen es una valiosa obra de orfebrería que manifiesta la devoción y el entusiasmo popular de los guatemaltecos.


Los artistas que la confeccionaron utilizaron, entre otras piedras preciosas, 121 esmeraldas, 44 brillantes, 80 perlas y una rosa de oro. 






 En el año 1969 el Papa Paulo VI en Bula Papal, elevó el Templo de Santo Domingo a la dignidad de Basílica Pontificia de Nuestra Señora del Rosario, por reconocer que en ella se venera de forma extraordinaria y pública a la "REINA Y PATRONA DE TODA LA JURISDICCIÓN DE GUATEMALA"




 Hoy en día está en su trono real rodeada de una majestuosa chispa de 45 estrellas de plata, como símbolo del esplendor de su gracia. Luce a sus pies una media luna de plata que nos recuerda que es Reina de todo lo creado. 


 Se le viste con hermosos trajes bordados en colores que concuerdan con las celebraciones del calendario litúrgico. Luce cabellera natural y madrileñas especiales traídas de España. 




 Ostenta la corona y el cetro que la distinguen por su realeza como Reina de la Nación de Guatemala y sostiene junto al Divino Niño un Rosario de 15 misterios. Al frente dentro del camerin, luce la vara edilicia que le fuera otorgada en 1992,a los 400 años de haber sido terminada, junto al honroso titulo de "Alcaldesa Perpetua de la Ciudad de Guatemala"


 Al poco tiempo de hacer la imagen, los dominicos reedificaron la capilla y la enriquecieron con un buen retablo y hermosísimo camarín donde colocaron a la Virgen. 


 La primera nación del mundo que celebró la fiesta de la coronación de la Santísima Virgen por Reina del Universo fue Guatemala. 




 Octubre es el mes dedicado al Rosario y en él se celebra el acontecimiento religioso y popular más importante para el pueblo y la nación guatemalteca. Todo el mes se convierte en ocasión de celebración, de fiesta y de constantes peregrinaciones al Santuario de la Virgen del Rosario.


 Coronada la Virgen del Rosario como Patrona de Guatemala, su festividad se celebra el 7 de octubre. 




 El templo de Santo Domingo está ubicado en la 12 avenida y 10 calle, zona 1. Ese día miles de feligreses acuden a venerar a la Santísima Virgen del Rosario, ya que este mes ha sido consagrado para rezar el rosario y rendirle honores.


El primer domingo de octubre sale del Templo de Santo Domingo a las tres de la tarde la primera procesión con la réplica de la Virgen. La iglesia permanece abierta de las cinco de la mañana a las nueve de la noche.




La patrona es cargada en andas por decenas de fieles católicos, acompañados de una banda musical y ante la mirada de capitalinos que contemplaban la imagen.










 Octubre se cierne sobre el cielo guatemalteco. El pueblo creyente se aglomera frente a la Basílica del Rosario; allí el pueblo confundido en fraternidad cristiana, fusiona religión y tradición, ante aquella bella y plateada imagen de la Virgen del Rosario. 




 Miles de católicos devotos de la Virgen del Rosario, celebran con regocijo el amanecer del primer día de Octubre. Mucho antes de perfilarse el sol tras las montañas del valle de Guatemala de la Asunción, largas colas de fieles encaminan sus pasos hacia la Parroquia de Santo Domingo, para iniciar las celebraciones del mes del Rosario en Guatemala. 




 Se puede observar a miles de fieles, hombres y mujeres, que con sus rosarios rezan los Padrenuestros y Avemarías, rememorando la vida, pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo.




 La imagen verdadera ha salido once veces en procesión desde su traída a la nueva capital. 


La primera en 1908 cuando se cumplió el primer centenario del Templo de Santo Domingo. 




Y en 1984, la décima primera vez, cuando en el mes de enero de ese año, se conmemoró el cincuentenario de su coronación pontificia. 




 Venerada por muchos, la Virgen del Rosario fue coronada por el Papa Juan Pablo II en 1995, durante su segunda visita. 




El mes de octubre está dedicado a ella y por eso miles de devotos católicos llegan a sus pies solicitando favores o simplemente a rezarle. 




 El tráfico se aglutina sobre la 12 avenida al acercarse a la 10a. calle de la zona 1, justo frente a la Iglesia de Santo Domingo. 




 En el atrio de la iglesia la gente se detiene para comprar veladoras, escapularios y rosarios benditos. Adentro, las llamas de las velas tiemblan con las escasas corrientes de aire que se cuelan. 




La iglesia está repleta, la misa da inicio y la Virgen del Rosario luce radiante dentro de su capilla.


 La tradición puede incluir comprar veladoras que se encienden con buenas intenciones que cada uno pide desde su corazón . También se suele visitar a la virgen, para lo cual se espera en fila poder pasar por atras del retablo, subir por unas escaleras para que la petición a la Virgen se realice a la par de la imagen que la representa. 




 En estos días, la afluencia de católicos en la Basílica es enorme y en sus alrededores se aglomeran las ventas callejeras para dar lugar a la feria. El templo y la bulliciosa feria que se encuentra tras las rejas parecen dos mundos distintos. 


Sin embargo, en los dos lugares hay un tema en común, la venerada imagen. A la conmemoración religiosa se une la actividad comercial en los alrededores.




Y como tradicion chapina, el mes se acompaña con una feria tradicional, que a diferencia de la Feria de Jocotenango no tendrá juegos pero si trae las usuales ventas de juguetes de feria y por supuesto comedores especializados en platos típicos de la feria. 


 En el atrio de la señorial y antiquísima Parroquia se puede observar las tradicionales ventas de chuchitos, buñuelos, torrejas, garnachas, papalinas, delicioso atol de elote,caldo de gallina, dulces de Amatitlán, que en improvisadas ventas cubiertas de nylon, se instalan entre la doce y trece avenida, y décima y once calles de la zona 1. 




 Afuera de la Iglesia, en la calle, el ruido de los carros se mezcla con la voz de los vendedores. Las máscaras del hombre araña, los rehiletes, los panitos de feria, melcochas, rosarios de tusa, capiruchos, alcancías y cintos de artículos religiosos se ofrecen de manera interminable. 


 Antaño se preparaban los humeantes alimentos con los que siempre se festejaba a la Virgen del Rosario, Patrona de Guatemala. Caldo de gallina de campo y arroz a la valenciana eran los preferidos en muchos hogares del centro histórico. 














A finales de septiembre comienza en Quetzaltenango, el preámbulo a las festividades en honor a la patrona de Xelajú, la Virgen del Rosario.


 En Quetzaltenango, la Virgen del Rosario  se venera en la Santa Iglesia Catedral, parroquia del Espíritu Santo. 


Los quetzaltecos tienen tan arraigado el sentimiento de veneración, respeto y admiración por su Patrona Espiritual, que la Virgen del Rosario constituye el más fuerte, significativo y ancestral valor religioso-cultural del pueblo. 


 El nombre del tallador y su procedencia no se conocen. 












 La Virgen del Rosario es Patrona de Amatitlán por haber sido la Iglesia de este lugar perteneciente a la Orden de Santo Domingo, que difundió el culto del Rosario en toda América.


 Fue proclamada solemnemente PATRONA de los amatitlanecos, en un acto especial el 29 de julio de 1,906 y desde entonces porta en su mano derecha una Bandera de plata, como símbolo de VICTORIA






 La Cofradía del Rosario de Amatitlán tiene a su cargo el resguardo y culto de la antigua imagen de la Virgen del Rosario, que ocupa el camarín central del altar mayor, también es encargada de realizar las novenas y diferentes actividades religiosas, es necesario resaltar la solemnidad con que celebran y preparan el mes de octubre consagrado a nuestra Señora del Santo Rosario, imagen que recorre las calles y avenidas de San Juan Amatitlán, en solemne procesión el día 31 de octubre de cada año. 










 ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO, PATRONA DE GUATEMALA 


 Salve, Señora, santa Reina santa Madre de Dios María, 
que eres Virgen hecha Iglesia y elegida por el santísimo Padre del cielo, 
consagrada por él con su santísimo Hijo amado y el Espíritu Santo Paráclito, 
en la que estuvo y está toda la plenitud de la gracia y todo bien. 
Salve, palacio suyo; 
salve, tienda suya; 
Salve, casa suya; 
salve vestidura suya; 
salve sierva suya; 
salve, madre suya, 
y todas vosotras, virtudes santas 
que por la gracia y la iluminación del Espíritu Santo 
sois infundidas en el corazón de los fieles,
 para que de infieles se vuelvan fieles a Dios. 


Amén.

3 comentarios:

  1. Buenísimo trabajo. Gracias por subirlo a internet.

    ResponderEliminar
  2. La fotografia de Juan Pablo segundo coronando a la virgen del rosario No es la imagen de Guatemala (capital) es de la Santisima Virgen del Rosario de la capilla del Espiritu Santo de la Santa Iglesia Catedral Metropolitana de Los Altos en Quetzaltenango la cual fue coronada por su santidad Juan Pablo II en marzo de 1,983, notese la cabeza del niño de cabello color negro, no rubio como el de Guatemala, y realmente no he encontrado datos que me indiquen que Juan Pablo II hubiera coronado a la Virgen de Rosario de Guatemala, unicamente coronó a la Virgen de la Asunción en su segunda visita a Guatemala.

    ResponderEliminar
  3. por favor podrían clocar el significado de los cuatro colores (azul, rojo, blanco y amarillo)y el orden exacto por favor y gracias!

    ResponderEliminar